Última hora

Última hora

Una visita de estado marcada más por el petróleo que por el comercio

Leyendo ahora:

Una visita de estado marcada más por el petróleo que por el comercio

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente ruso Vladímir Pútin se encuentra en Pekín para impulsar las exportaciones rusas a la República Popular más alla del crudo. China, que exige cada vez más energía para alimentar su vertiginoso crecimiento, sólo parece dispuesta a invertir en ese sector, concretamente 10.000 millones de euros en la construcción de refinerías y oleoductos.

Rusia quiere vender también minerales, tecnología espacial y armas. Ambos países tienen interés en impulsar su comercio, y sobre todo de que se someta a reglas claras. China desea impulsar por ello la entrada de Rusia en la OMC. Los intercambios entre China y la Federación Rusa suman más de 16.000 millones de euros y crecerán exponencialmente hasta alcanzar más de 48.000 millones de euros en 2008. Los problemas de Yukos han reducido el suministro de petróleo a China, poniendo de relieve la dependencia energética del país asiático de su vecino del Norte. La construcción de un oleoducto deberá aplacar esa sed de crudo, aunque Pekín es impaciente y quiere elegir el trazado de esa serpiente de acero, una ruta de 2.400 kilómetros. Japón también quiere el petróleo ruso pero desea un itinerario que molesta a China. Rusia tiene la última palabra en el destino energetico de los dos grandes rivales asiáticos.