Última hora

Última hora

El voto cubano podría favorecer a los demócratas en una Florida indecisa

Leyendo ahora:

El voto cubano podría favorecer a los demócratas en una Florida indecisa

Tamaño de texto Aa Aa

Indecisa, más que nunca. Florida y el valor de su voto han saltado a la primera plana en esta recta final de campaña. Ingredientes no faltan, las 537 papeletas de diferencia entre republicanos y demócratas que terminaron dándole las llaves al actual inquilino de la Casa Blanca en 2000 juegan a favor de su fama de estado vital para ambos candidatos. La atención este vez la copa el voto latino, tendencialmente demócrata, y su excepción, el cubano, que representa a algo más de 1 millón doscientos mil electores en el estado gobernado por el hermano del presidente. Tradicionalmente fieles al partido republicano, las encuestas muestran esta vez una caida de en torno al 15% en intención de voto. Las nuevas restricciones para visitar la isla podrían costarle un buen puñado de votos al candidato republicano.

Preocupa, también y mucho, en este caso entre los electores, el voto electrónico. La inexistencia de un recibo o una prueba de voto hace imposible un recuento de los sufragios depositados en estas máquinas en caso de necesidad. El pasado no habla precisamente a favor de quienes defienden la alternativa tecnológica a la urna tradicional. Hace cuatro años y tras 36 días de parón fue el Tribunal Supremo el que terminó otorgando a Bush la victoria en Florida. Entre los más críticos con el voto electrónico, la comunidad negra, que acusa al gobierno de tratar de reducir al mínimo su voto, mayoritariamente demócrata. Varias asociaciones de derechos humanos han denunciado prácticas discriminatorias hacia los votantes negros en Florida, que sostienen que en los anteriores comicios miles de papeletas no fueron contadas. Quizás por ello, en esta ocasión han decidido movilizarse. Tal y como explica el reverendo Levy Wilcox: “no creemos en la limpieza del sistema y no queremos que nuestros votos se pierdan. Queremos estar seguros de que se respeta su valor”. El hecho de que el día de las elecciones sea laborable hace imposible a miles de habitantes de barrios como el de Jacksonville atravesar la ciudad para ir a votar. Tampoco el voto anticipado parece fácil, el colegio electoral se encuentra muy lejos de las áreas residenciales negras. A todo ello se suma el que uno de cada cuatro electores negros haya sido condenado al menos una vez por la la justicia. Una circunstancia que inhabilita, casi por sistema, al condenado a votar de por vida.