Última hora

Última hora

Constitución Europea: claridad, estabilidad y democracia para las instituciones

Leyendo ahora:

Constitución Europea: claridad, estabilidad y democracia para las instituciones

Tamaño de texto Aa Aa

Cuarenta y siete años después de aquel 25 de marzo de 1957 Roma volvió a ser la elegida. Lejos, demasiado para las generaciones más jóvenes, quedan aquellas imágenes en blanco y negro. La firma de los Tratados de Roma que dieron vida a la Comunidad Económica Europea ha dado paso a la de una Constitución que regirá la vida de 456 millones de europeos. Un texto controvertido que nace con el ánimo de aportar mayor claridad, estabilidad y democracia a las instituciones europeas.

Un ejemplo de democracia: con un millón de firmas, los ciudadanos europeos podrán obligar a la Comisión a realizar una propuesta de directiva. Una Comisión formada por un representante de cada estado miembro hasta 2014. A partir de entonces, del actual sistema de un comisario por país se pasará a uno rotatorio, que permita reducir el número de comisarios para dotar a la Comisión de mayor agilidad. El Parlamento Europeo ganará en importancia, doblando sus poderes. Pasará a decidir junto con el Consejo las grandes cuestiones en materia legislativa ypresupuestaria. Además elegirá al presidente de la Comisión. Otra novedad. La presidencia rotatoria de la Unión cada seis meses dejará paso a la elección de un presidente, cuyo mandato durará dos años y medio. El nuevo texto pretende también facilitar las relaciones de Europa con el resto del mundo. Para ello se terminará con la actual diplomacia bicéfala para concentrar la responsabilidad en un ministro europeo de Asuntos Exteriores. Otra revolución: el sistema de voto de doble mayoría. Es decir, una propuestanecesitará del visto bueno 55% de los estados miembros representando a un 65% de la población europea para ser adoptada. Los gobiernos nacionales tendrán, además, menos posibilidades de recurrir al veto. Cuestiones como la inmigración o el asilo pasan a ser decididos por mayoría cualificada, que sustituye a la actual unanimidad. La Constitución también incluye la llamada Cláusula de solidaridad, creada tras los atentados del 11 de Marzo en Madrid, según la cual un país víctima de un atentado podrá contar con la ayuda del resto de miembros de la Unión.