Última hora

Última hora

Barroso no está para sonrisas, su primer día de trabajo ha sido sinónimo de una nueva crisis

Leyendo ahora:

Barroso no está para sonrisas, su primer día de trabajo ha sido sinónimo de una nueva crisis

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente del nuevo ejecutivo comunitario ha estrenado su mandato este lunes tras haber exigido a su comisario de transportes Jacques Barrot que dé la cámara ante la Eurocámara.

Coincidiendo con la investidura de su equipo el pasado jueves, Barroso se enteró de que su comisario francés había sido condenado en el 2000 por estar relacionado con la financiación ilícita de su partido. Fue un eurodiputado británico Nigel Farage quien sacó a relucir el registro penal de Barrot, amnistiado ese mismo año, por la ley francesa. Desde entonces los liberales han pedido su dimisión; los verdes dicen que la amnistía de la pena no es una excusa para omitir esa información; los socialistas quieren explicaciones y a los conservadores, su grupo político, les gustaría pasar la página. Desde la Comisión, la portavoz de la presidencia precisaba que hay que recordar que el señor Barrot ,que sustituyó a Michel Barnier en mayo “ejerce de comisario desde entonces. Su pasado judicial no se planteó entonces y además según el derecho francés cuando una condena es amnistiada, no existe”. No obstante, Barrot ha enviado una carta al presidente del Europarlamento, en la que se pone a disposición del hemiciclo. Otra ex-colega suya, la letona Ingrida Udre fue apartada de su puesto por estar siendo investigada por un caso de financiación irregular de su partido. Muchos consideran que la segunda crisis del equipo Barroso ya está en marcha.