Última hora

Última hora

El olor a muerte invade las costas del sudeste asiático

Leyendo ahora:

El olor a muerte invade las costas del sudeste asiático

Tamaño de texto Aa Aa

Absoluta destrucción, morgues improvisadas y a la pérdida de la esperanza de encontrar supervivientes se suma ahora la pérdida de la esperanza, también, de identificar los cuerpos; cientos, miles, que se apilan como sea y donde sea en Tailandia, Sri Lanka, Indonesia. El olor de los cadáveres en descomposición ha invadido la costa del sudeste asiático. Olor a muerte y señal de que la pesadilla no sólo no ha terminado, sino que puede dar paso a enfermedades como el cólera, el dengue, el tifus o la diarrea, fatal para los niños en estas latitudes. A las altas temperaturas se une la escasez de agua potable. Han pasado ya cinco días desde que los tsunamis barrieran las costas del Indico llevándose todo lo encontraban a su paso. Una catástrofe sin precedentes por el número de países que han resultado afectados y porque, ya nadie lo duda, se trata de una de las peores tragedias de la historia de la humanidad. El equivalente a varias bombas atómicas se lo llevó todo. Ciudades enteras, familias en las que han muerto todos sus miembros y por eso mismo, porque no ha quedado nadie vivo, no habrá quien denuncie siquiera su desaparición. Las olas gigantes, de hasta doce metros de altura, cayeron como muros de agua. El dolor de padres que entierran a sus hijos no tiene palabras.