Última hora

Última hora

Alerta ante la suerte que pueden correr los niños tras la catástrofe

Leyendo ahora:

Alerta ante la suerte que pueden correr los niños tras la catástrofe

Tamaño de texto Aa Aa

Las organizaciones humanitarias han dado la voz de alarma después de la desaparición de un niño sueco de 12 años, Kristian Walker, que abandonó el hospital de Phuket un día después del tsunami, en compañía de un hombre desconocido. Redes de pedofilia, tráfico de esclavos, venta de órganos…las posibilidades son, a cada cual, más escalofriante. Las autoridades de Tailandia, Indonesia o Malasia han suspendido temporalmente también las adopciones. Las solicitudes se han disparado al ver las imágenes de los pequeños que se han quedado solos.

Se recomienda dejar pasar al menos un año para que los niños asuman lo ocurrido y para asegurarse que realmente no tiene ya ningún familiar que se pueda ocupar de él.

“El lugar de esos niños es su país,- dice la portavoz de Ayuda en Acción,- es ahí de donde proceden, donde deben seguir para ayudar en la reconstrucción y superar el trauma.” Para las organizaciones humanitarias la adopción deberá ser el ultimo recurso. Además no se descarta que muchas familias, desperdigadas en diferentes campos de refugiados, puedan volver a reunirse.