Última hora

Última hora

UNICEF: los traficantes de menores podrían aprovecharse de la tragedia en Asia

Leyendo ahora:

UNICEF: los traficantes de menores podrían aprovecharse de la tragedia en Asia

Tamaño de texto Aa Aa

Ya ha sido bautizada como la “generación tsunami”: son los niños del sudeste asiático que vivirán marcados por la catástrofe. Uno de cada tres muertos es un menor y muchos de los que sobrevivieron se han quedado sin padres. Aunque es sólo un cálculo aproximado, las organizaciones humanitarias manejan la cifra de un millón y medio de niños afectados por la catástrofe.

Terreno abonado para los traficantes de menores. La alarma ha saltado con la desaparición de un niño sueco, Kristian Walker. Su abuelo ha viajado a Tailandia para buscarlo. Kristian fue hospitalizado y un día después del maremoto un desconocido se marchó con él. “Al menos si ha sido secuestrado hay posibilidades de encontrarlo todavía con vida”, dice su abuelo. Pero aunque frente a la muerte la hipótesis del secuestro signifique una esperanza, la explotación de menores vulnerables puede alimentar desde redes de pedofilia a las de venta de órganos. Escalofriante, tal y como se denuncia desde UNICEF, cuya directora afirmaba ayer en Indonesia que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia trabaja sobre el terreno para impedirlo.

Ayer UNICEF tuvo constancia de que, desde Malasia, se ofrecían en adopción previo pago un grupo de trescientos niños de entre tres y diez años procedentes de la región indonesia de Aceh. En todo caso, los niños de la “generación tsunami” deben hacer frente a un futuro incierto: son los más expuestos a las enfermedades y su vida nunca volverá a ser lo que era.