Última hora

Última hora

EEUU vuelve al multilateralismo

Leyendo ahora:

EEUU vuelve al multilateralismo

Tamaño de texto Aa Aa

Condoleezza Rice ha desplegado su inteligencia, seguridad y buenas artes para desvelar cuales pueden ser las líneas maestras de la política exterior del segundo mandato de George Bush. En su declaración de intenciones, como próxima secretaria de Estado, ha anunciado la vuelta a la diplomacia y al multilateralismo, sin renunciar al uso de la fuerza.

“América se guía por la convicción de que ninguna nación puede construir, por sí sola, un mundo mejor y más seguro. Las alianzas y las instituciones multilaterales pueden multiplicar la fuerza de las naciones que aman la libertad. Si me confirman en el cargo, esta convicción esencial guiará mis pasos. Cuando juzge el curso de una acción nunca olvidaré que el valor de la justa medida está en su efectividad” La administración Bush tiende la mano, con estas palabras, a sus aliados europeos. Dulcifica el tono, aunque la base y los principios sigan siendo los mismos que en la primera administración Bush. “Las primeras décadas de este siglo pueden ser una era de libertad, mucho más que lo fueron las últimas del siglo XX. Nosotros, en América, tenemos que hacer todo lo posible para conseguirlo. Para estar seguros en nuestro mundo, donde la tiranía conserva puestos avanzados” Al eje del mal, en cuya línea Bush situó a Cuba, Corea del Norte, e Irán, Condoleezza Rice ha añadido Bielorrusia, Myanmar y Zimbabue. Los senadores han preguntado a la futura secretaria de Estado por Irak. Rice ha defendido las decisiones que se han tomado hasta ahora y ha evitado dar una fecha para la retirada de las tropas estadounidenses. “Soy reacia a establecer un calendario en este tema, porque creo que el objetivo es acabar nuestra misión y esto significa lograr que los iraquíes sean autosuficientes antes de que nosotros dejemos esta responsabilidad” La hasta ahora consejera de Seguridad Nacional se ha comprometido a tomar,personalmente, las riendas del proceso de paz de Oriente Próximo. En cuanto a Moscú, ha mostrado su inquietud por el “autoritarismo creciente” en Rusia y, por lo que respecta a China, sólo ha evocado “las diferencias en valores” respecto a Estados Unidos.