Última hora

Última hora

Cíngaros o gitanos, el grupo étnico con mayor peso demográfico en Europa

Leyendo ahora:

Cíngaros o gitanos, el grupo étnico con mayor peso demográfico en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Por cíngaros se conoce al grupo étnico que vive principalmente en Europa Central y a los que en España se llama comunmente gitanos. Su tasa de natalidad es alta y su esperanza de vida, en cambio, está unos años por debajo de la europea. Su población, por tanto, es joven respecto a un continente que envejece.

Pueblo nómada, el precio a pagar por mantener vivas sus tradiciones pasa por la marginación social, económica y política. En Rumanía, Hungría o Bulgaria, un gitano tiene cuatro veces más posibilidades que un payo de ser pobre. Casi la mitad de ellos viven con menos de dos euros diarios. Son entre siete y nueve millones, repartidos por toda Europa. Su presencia es mayor en los países centrales y balcánicos, y después, en España. Como “nación no territorial”, estatus que reclaman a la ONU, su peso demográfico es más importante que el de algunos estados miembros, pero su peso político no. Son institucionalmente invisibles. Aunque la ampliación de Europa hacia el este podría hacer cambiar las cosas. Así lo expresaba en 2003 Aldar Horavath, líder de la organización Roma Civil Rights, en Budapest: “hoy por hoy el 60% de nuestra comunidad vota; es un porcentaje enorme, somos entre 300.000 y 400.000 papeletas, un factor político que ningún partido en Hungría se puede permitir el lujo de ignorar”. La caída del comunismo supuso para esta comunidad la pérdida de empleos y vivienda pública, así como de una cierta protección. Pero en Rumanía, futuro miembro comunitario, de lo que se habla ahora es de integración. Cristina Bucur es un ejemplo de mujer gitana que hoy ocupa un puesto de responsabilidad sin tener por ello que renunciar a sus valores culturales: “todo va bien, tengo con todos una buena relación, se trabaja con normalidad y no hay diferencias de trato entre rumanos y romaníes, todo va bien”. La incógnita abierta es si de verdad resistirán la presión de una sociedad que, a cambio de aceptarles, quiera limar sus particularidades. Y el desafío es superar la marginación a la que se les ha sometido desde su aparición en Europa, a finales de la Edad Media.