Última hora

Última hora

Cien días, sin convencer

Leyendo ahora:

Cien días, sin convencer

Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Barroso festeja tres meses de vída que empezaron con mal pie. El presidente del ejecutivo tuvo de deshacerse de dos comisarios de su primera lista para obtener la confianza de la Eurocámara.

José Manuel Durao Barroso admite hoy que es más dificil presidir el ejecutivo comunitario que gobernar un país: los apoyos flaquean más rapidamente en el primer caso. Su objetivo prioritario: fomentar la competitividad del bloque le ha valido las críticas del ala izquierda del Europarlamento, tal y como explicael Director del Instituto de Estudios Europeos de Bruselas. Paul Magnette subraya que “fue escogido por los Estados gobernados por el centro derecha” y apoyado principalmente por ese grupo político en el Parlamento, el único que respalda verdaderamente su programa legislativo. “Ahora, tiene que esforzarse para demostrar que puede ganarse el apoyo del partido socialista y no será fácil” Su equipo debe preparar una negociación de alto riesgo con Turquía, lidiar con posibles rechazos a la Constitución Europea y mediar en la discusión sobre el presupuesto septenal o los obtejivos de crecimiento del bloque. Respecto a este ultimo punto Jo Leinen, eurodiputado socialista dice que su grupo espera más, “ en la revisión de la llamada Estrategia de Lisboa, objeto de la cumbre de primavera, esperamos dice poder encontrar un equilibrio en algunos puntos de la legislación como la Directiva sobre los servicios en el mercado interior” A las tensiones con el Parlamento se suman las internas. Nunca hasta ahora un ejecutivo había contado con venticinco miembros y otras tantas carteras. Dificil poner orden cuando sus responsables las defienden como reinos de Taifas, ajenos muchas veces a la cacofonía.