Última hora

Última hora

Las heridas de la II Guerra Mundial, lejos de cicatrizar en el Báltico

Leyendo ahora:

Las heridas de la II Guerra Mundial, lejos de cicatrizar en el Báltico

Tamaño de texto Aa Aa

Si en la vieja Europa el 60º aniversario del fin de la ocupación nazi llenó de solemnidad las playas de Normandía, en el este de Europa las celebraciones por la victoria soviética sobre las tropas de Hitler amenazan con desestabilizar las relaciones entre vecinos. En Letonia, este miércoles una marcha de veteranos que combatieron junto a los alemanes contra las tropas de Stalin terminó en enfrentamientos con manifestantes anti-fascistas y la policía, y es que, en el país báltico, el 9 de mayo es recordado no sólo por la derrota nazi sino por el inicio de varias décadas de ocupación soviética.

Una herida lejos de cicatrizar. La última chispa de crispación la ha provocado la presencia anunciada de la presidenta letona en las conmemoraciones de Moscú. Una invitación rechazada de plano por sus vecinos bálticos, Estonia y Lituania, donde molestan, tanto los actos de celebración como el viaje de la jefa de estado letona, Vaira Vike-Freiberga a la capital rusa.

En Riga pudieron verse este miércoles estrellas amarillas recordando a los más de 80.000 judíos asesinados por los nazis en Letonia durante la guerra. La carga policial contra los manifestantes anti-fascistas pro-rusos ha llenado de indignación a Moscú así como la manifestación de los veteranos pro-nazis. El ministerio de Exteriores ruso las ha calificado como “cínicas, inmorales, inadmisibles y depravadas”. Y todo ello cuando aún faltan casi dos meses para el 9 de mayo.