Última hora

Última hora

Askar Akáyev, el presidente kirguís, es el foco de todas las iras y protestas

Leyendo ahora:

Askar Akáyev, el presidente kirguís, es el foco de todas las iras y protestas

Tamaño de texto Aa Aa

Considerado en su día como el líder centroasiático más liberal y prometedor para el avance de la democracia en la región, su dimisión es la principal demanda de los miles de manifestantes que tomaron las ciudades del sur y que ahora protestan en las calles de la capital.

Desde que accediera al poder en 1990, ha ido encadenando mandatos con victorias en las urnas como las de las pasadas legislativas en las que su partido político, formado por buena parte de su clan familiar y de amistades salió ganador en unos comicios tachados de fraudulentos por la OSCE y la oposición. Kirguistán, a diferencia de muchos de sus vecinos no cuenta con grandes riquezas naturales y se encuentra dividido no sólo por las montañas que recorren su territorio de este a oeste sino también etnicamente. El gran giro en su política se dio en 2003. Aprovechando la guerra contra el terrorismo, Akáyev se dotó de más poderes y firmó con el Kremlin acuerdos para el despliegue de fuerzas de reacción rápida rusas. Las relaciones con la oposición empezaron también a tensarse hasta estallar en las urnas que es donde se producen ahora las revoluciones.