Última hora

Última hora

Kuomitang-Partido Comunista Chino: una historia de alianzas y desencuentros

Leyendo ahora:

Kuomitang-Partido Comunista Chino: una historia de alianzas y desencuentros

Tamaño de texto Aa Aa

Las tumultuosas relaciones entre el Kuomitang y el partido comunista chino comienzan en el Shangai de los años 20. Alianzas y guerras fratricidas presiden desde ese momento las relaciones entre los dos partidos.

Mao Zedong funda aquí el Partido Comunista en 1921. Tres años más tarde, impulsado por el Komitern, la formación se alía con los nacionalistas del Kuomitang. Hasta 1927, cuando Chiang Kai-shek rompe con Mao y ordena la masacre de cientos de comunistas en Shangai. Expulsados de sus bastiones obreros en las grandes ciudades, los comunistas comienzan en 1934 la Larga Marcha hacia el norte. Pero en 1937, Japón, que desde 1931 controlaba Manchuria, entra en guerra con China. El Partido comunista y el Kuomitang unen sus fuerzas por segunda vez frente al enemigo exterior. La alianza se rompe de nuevo tras la derrota de Japón en 1945. Los nacionalistas de Chiang Kai-shek apoyados por Estados Unidos y superiores militarmente, pierden la guerra civil, minados por sus divisiones internas y por una corrupción lacerante que les acarrea la enemistad de la población. En abril de 1949 los comunistas se hacen con Nankin y Shangai. Las tropas de Chiang Kai-shek huyen a la isla de Taiwán. El uno de octubre de 1949, Mao proclama la República Popular de China en Pekín. Es la victoria del Partido comunista sobre el Kuomitang. 22 años más tarde, el Partido Comunista consigue una segunda gran victoria: la expulsión de Taiwán de la ONU y la admisión de la República Popular China en su lugar. Un hecho sin precedentes. El último choque frontal entre las dos chinas se produjo el pasado 14 de marzo, cuando el Parlamento chino aprobó una ley antisecesión referida a Taiwán. El texto autoriza al Ejército chino a utilizar la fuerza para poner fin a toda iniciativa independentista de la llamada isla rebelde. Actualmente el Partido Comunista juega la carta de la reconciliación através de su eterno aliado y enemigo, el Kuomintang, opuesto desde siempre a la secesión.