Última hora

Última hora

Bush y Putin celebran en Moscú el final del nazismo entre tensiones diplomáticas

Leyendo ahora:

Bush y Putin celebran en Moscú el final del nazismo entre tensiones diplomáticas

Tamaño de texto Aa Aa

Rusia y Estados Unidos celebran juntos una victoria conjunta que terminó hace sesenta años con la Segunda Guerra Mundial. A pesar de las apariencias, y sin necesidad si quiera de esconderlo entre bastidores, el presidente estadounidense ha dejado claras sus críticas respecto al gobierno ruso y a un Vladimir Putin desde hace meses en el foco de comentarios y maniobras diplomáticas por parte de la Casa Blanca.

Para estos actos conmemorativos hoy, ambos países y jefes de Estado han desenfundado la concordia y las buenas declaraciones y han enfundado sus armas diplomáticas. El viernes y el sábado sin embargo, George Bush acudió a Riga donde dio un espaldarazo simbólico pero más importante que muchos otros abrazos a las reivindicaciones de los estados bálticos.

En Moscú, Estados Unidos y Rusia rompen el hielo con excursiones en un Volga de época. Mientras uno pisa el embrague, el otro cambia de marcha. En Riga, Bush apoyó sin casi peros las críticas de Letonia, Estonia y Lituania, que fueron, según ellos, ocupados por la Unión Soviética durante la contienda y permanecieron bajo el poder y yugo de José Stalin y de la ex URSS hasta 1991.

Bush ha llegado con el propósito de dejar clara su postura en pro de la defensa de las nuevas democracias en los países periféricos de Rusia y así lo dejará aún más claro con la visita a otro de los ex Estados soviéticos más críticos con Moscú en la actualidad, Georgia.