Última hora

Última hora

Bélgica: flamencos y francófonos ponen en jaque al gobierno belga.

Leyendo ahora:

Bélgica: flamencos y francófonos ponen en jaque al gobierno belga.

Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica arrastra el conflicto regional que ha puesto en jaque al gobierno de Verhofstadt desde hace 40 años. El derecho de los francófonos que residen en los municipios flamencos de la periferia de Bruselas a votar a candidatos francófonos es uno de los últimos lazos institucionales que mantienen neerlandófonos y francófonos. Si se suprime, el país daría un paso más hacia el cisma total entre las dos comunidades lingüísticas. Es la opinión de Xavier du Donnea, diputado liberal del Parlamento Federal.

“Nosotros pensamos que la existencia del distrito electoral de Bruselas-Halle-Vilvoorde garantiza por una parte el mantenimiento del Estado federal belga, pero conservando los vínculos y la solidaridad políticas. Por otra parte creemos que no se pueden cambiar las reglas del juego en lo que respecta a los derechos de los francófonos que residen en la periferia de Bruselas” Para los francófonos, el proyecto terminaría con el frágil equilibrio institucional que rige las relaciones entre las comunidades lingüísticas que cohabitan en el país. Bruselas es la tercera región autónoma de Bélgica, junto con Flandes y Valonia, y es la única bilingüe. Su territorio se encuentra enclavado en Flandes. Si los partidos flamencos acaban consiguiendo su objetivo, la región de Bruselas podría ver nacer en su seno dos sub-bloques regionales unilingües: Flandes y Valonia. Un rompecabezas más en opinión del alcalde flamenco de un pequeño municipio de la zona, que apuesta por dejar las cosas como están.

“Bélgica debe existir con dos comunidades. Aunque se dan algunas situaciones conflictivas, nos necesitamos mutuamente….es decir, somos una nación bastante pequeña, y fragmentarla en dos, tres o incluso cuatro partes no sería nada bueno para los ciudadanos.” En resumen, la atmósfera se vuelve irrespirable en la periferia de Bruselas…una capital que a largo plazo, se podría convertir en objeto de lucha de las dos comunidades.