Última hora

Última hora

Washington condena el uso indiscriminado de la fuerza en Uzbekistán

Leyendo ahora:

Washington condena el uso indiscriminado de la fuerza en Uzbekistán

Tamaño de texto Aa Aa

Sigue oliendo a humo y pólvora en Uzbekistán a pesar de que la revuelta anti-Karímov parece haber perdido fuelle tras 4 días de brutal represión a cargo de las fuerzas gubernamentales. Imposible confirmar el número de víctimas que han dejado los desordenes en la ciudad oriental de Andizhán: 500 muertos según fuentes hospitalarias, de ONGs y de la oposición. No más de 30 si se da por buena la versión oficial de los hechos.

Washington condenó ayer de manera más o menos explícita- por primera vez desde que estalló la crisis el viernes pasado- el uso indiscriminado de la fuerza: “Estamos muy preocupados por los informes que nos están llegando acerca del empleo de fuego real contra manifestantes desarmados el pasado viernes. Condenamos el uso indiscrimando de la fuerza contra civiles y sentimos la pérdida de vidas. Instamos al gobierno uzbeko a que se contenga”.

Una declaración difícil para Washington, teniendo en cuenta que Islam Karimov es uno de los más fieles aliados de Estados Unidos en Asia Central. En Karasu, en la frontera con Kirguistán y Tayikistán, siguen concentrándose miles de personas. Informaciones no contrastadas indican que al menos 30 uzbekos han muerto en la zona fronteriza tratando de cruzar la línea de demarcación.