Última hora

Última hora

Los franceses residentes en Bruselas apoyan mayoritariamente la Constitución

Leyendo ahora:

Los franceses residentes en Bruselas apoyan mayoritariamente la Constitución

Tamaño de texto Aa Aa

Los cambios de tercio en los sondeos sobre el respaldo al “si” o al “no” a la Constitución Europea preocupan en la comunidad gala de Bélgica, que apoya mayoritariamente el Tratado.

Julien Phelippeau -profesor en la Alianza Francesa comenta que “Los franceses que vivimos en Bruselas apoyamos más bien la Constitución porque estamos en contacto directo con la Union Europea, asi que podemos comprender cómo funciona y qué es lo que hay que cambiar. Aquí hay mucha información sobre la Unión, justo lo que hace falta en Francia” Los militantes de la sección belga del partido socialista francés, no están tan divididos como sus colegas en Francia. Su lider, Pierre-Yves Le Borgn dice que“los franceses que están en el extranjero muestran, antes del referendo, que su intención es votar a favor; porque forman parte de una especie de laboratorio de la vida europea. Viven los éxitos de la Unión, por ejemplo la coordinación a nivel de la seguridad social y también sus carencias, como el cálculo del coste de los cuidados médicos practicados en otro estado miembro” Tanto en Francia como en sus delegaciones en el extranjero, el partido del presidente francés Jacques Chirac está totalmente volcado en la campaña a favor del “sí”. El lider de la representación en Bruselas de la Unión para un Movimiento Popular, Georges François Seinry está convencido de que la victoria del “no” sería una catástrofe. Seinry espera que los “franceses rectifiquen el tiro en el último minuto y que dejen un poco de lado los problemas nacionales para centrarse en lo esencial. Y si por desgracia el “no” vence, creo que dentro de seis, diez o doce meses se debería plantear de nuevo la pregunta a los franceses” Un temor compartido por la diáspora gala en Bruselas es que, Francia, país fundador de la Unión, se quede aislado en Europa, en caso de que venza el “no”.