Última hora

Última hora

Tony Blair defiende contra viento y maréa el carnet obligatorio para los británicos

Leyendo ahora:

Tony Blair defiende contra viento y maréa el carnet obligatorio para los británicos

Tamaño de texto Aa Aa

El último sistema obligatorio de identificación en el Reino Unido fue abandonado en 1952 por considerarse ineficaz y dañino para las relaciones entre la policía y el público. Ahora Blair está decidido encabezar una revolución que no cuenta con el apoyo popular: 28 millones de personas han firmado contra el proyecto en esta página web. Phil Booth, responsable del sitio: “La mayoría de la población está moralmente en contra de la idea de que el gobierno se inmiscuya en sus vidas”. El nuevo documento será obligatorio desde 2008, dos años después que el pasaporte biométrico, aunque al principio los ciudadanos no tendrán que llevarlo encima. La fiabilidad del sistema biométrico se ha puesto en tela de juicio, sobre todo la lectura del iris de los británicos de raza negra y de los mayores de 59 años. Pero es el coste del proyecto lo que ha abierto la caja de los truenos. El Gobierno sitúa el precio por persona en 134 euros, con el pasaporte incluido, pero los conservadores aseguran que será tres veces más caro. “La gente verá esto como otro impuesto de plástico que puede ir de 140 euros a435 con el pasaporte incluido, y eso es mucho, mucho dinero”. Pese a los argumentos del gobierno sobre las virtudes del carnet biométrico en la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal y para evitar los fraudes a la seguridad social, el proyecto suscita desconfianza. “Se podría dar el caso, asegura este representante sindical, de que decidan vender la base de datos para sacar beneficios…pueden imaginarse las implicaciones que puede tener esa información personal vendida a cualquiera y todo para financiar el caos que el mismo gobierno ha provocado”. El Home office ha calificado de insensatas esas acusaciones y ha negado toda venta de datos al sector privado. Los responsables del ministerio de Interior reconocen en cambio que los bancos y otras sociedades pagarán para acceder a la verificación de identidades.