Última hora

Última hora

Europa intenta unirse con nuevas medidas de lucha contra el terrorismo

Leyendo ahora:

Europa intenta unirse con nuevas medidas de lucha contra el terrorismo

Tamaño de texto Aa Aa

Europa está decidida a acelerar la cooperación multinacional sobre el intercambio de datos e historiales criminales. Era el principal objetivo de la reunión que los ministros de Justicia e Interior europeos han mantenido en Bruselas, un encuentro aguado por el desencuentro entre el titular francés de Interior, Nicolas Sarkozy y su homólogo británico, Charles Clarke.

A la afirmación del ministro galo de que parte del equipo de kamikazes de Londres había sido parcialemente detenido en 2004, Clarke ha asegurado que “Sarkozy ha sido impreciso porque no tuvimos ninguna conversación sobre ese tema, así que no sé de dónde sacó esa información” inédita, añadió el ministro de Interior británico respecto a esas declaraciones que Sarkozy hizo al margen de la cumbre europea en la que lamentó el que a veces se actúe demasiado tarde. Además del ataque frontal contra las redes de financiación de los grupos terroristas, algunos países de Europa quieren un mayor control de las conversaciones y mensajes telefónicos y electrónicos, pero el acuerdo será difícil, según el titular italiano, Giuseppe Pisanu, porque “cuantos más interlocutores haya, más difícil será llegar a un consenso”, dijo. Laurette Onkelynx, su homóloga belga, se mostró partidaria de ir más allá de las cuestiones económicas porque es una cuestión de vida o de muerte, por lo que Bélgica es partidaria de que se guarden las grabaciones de esas conversaciones y mensajes. Una medida puesta en duda por Holanda. El ministro de Interior, Johan Remkes, duda de la eficacia de una medida que va a costar muchísimo dinero a los operadores, un coste que no estarán dispuestos a asumir, y que quizás sea un despilfarro puesto que con los medios tecnológicos actuales e Internet, es posible que los terroristas consigan pasar a través de esas medidas y evitar ese control. El problema no es sólo el coste de ese almacenamiento digital sino también el tiempo que lleva el análisis de esas conversaciones y mensajes.