Última hora

Última hora

El sur de Europa sufre la peor sequía de los últimos 60 años

Leyendo ahora:

El sur de Europa sufre la peor sequía de los últimos 60 años

Tamaño de texto Aa Aa

Tras una canícula que provocó la muerte a al menos 30,000 personas en 2003, el calor amenaza ahora con empeorar la situación. El verano todavía no ha acabado y miles de hectáreas de bosque ya han sido pasto de las llamas. Pero la consecuencia de esta terrible sequía que mantiene en jaque a varios países europeos es, sin duda, la falta de agua. Empezando por Portugal, España y Francia. Los gobiernos de estos países se han visto forzados a anunciar restricciones y cortes de agua para hacer frente a la situación. Grecia, Italia y Polonia son otros de los países afectados por la sequía. Hace dos años la canícula y la sequía provocaron unas pérdidas en Europa de unos 5,000 millones de euros, 1,000 tan sólo en Portugal. Hoy la sequía afecta al 100% del territorio portugués lo que ha provocado ya unas pérdidas de un 70% en el sector del cereal y de entre un 30 y un 92% en el de la ganadería. “Entre derrochar dos litros de agua o uno solo es mejor uno porque como el agua no cae del cielo, las reservas disminuyen y hay cada vez menos agua, no podemos consumir sin reponer porque sino, al final, no habrá nada de nada”, explica un responsable de la zona de Alentejo. La falta de agua en los embalses portugueses ha provocado ya la muerte a millones de peces. La gravedad de la situación será analizada sobre el terreno esta misma semana por la propia comisaría europea de Agricultura. En Francia la situación tampoco es fácil. “Aquí los cultivos deberían llegar a la altura de mis hombros y miren la falta de agua no los permite crecer”, explica este agricultor. La última sequía extrema en Francia fue la de 1976. Los últimos dos inviernos han sido más o menos secos con un fuerte déficit de precipitaciones. Y en Polonia, las consecuencias de la sequía son las mismas que en el resto de países afectados en Europa, los incendios se multiplican y los agricultores esperan pérdidas espectaculares.