Última hora

Última hora

Bélgica: fiesta nacional con divergencias como telón de fondo

Leyendo ahora:

Bélgica: fiesta nacional con divergencias como telón de fondo

Tamaño de texto Aa Aa

175 años después de la fundación del país, Bélgica podría estar atravesando una verdadera crisis de identidad nacional. De hecho, un cuarto de siglo después del establecimiento del sistema federal, los conflictos políticos se suceden entre la mayoría flamenca del país y la minoría francófona. Pero los enfrentamientos no han despertado todavía en la mayoría de los belgas el deseo de dividir el país en dos entidades. “Desde hace unos años atravesamos una crisis pero es sobre todo política. Creo que la mayoría de los belgas quieren seguir siendo belgas”, explica un hombre.

“Por supuesto que quiero seguir siendo belga, así que viva Bélgica”, afirma una mujer. “Tenemos nuestros problemas como todo el mundo pero no creo que queramos separarnos”, asegura otro hombre. “Los francófonos son un poco diferentes, pero así es Bélgica con dos partes diferentes”, dice una chica. Los sucesivos enfrentamientos políticos entre flamencos y valones han ido subiendo de tono bajo la influencia de la minoría extremista flamenca, asegura el profesor Steffan Fries. “No hay mucha gente que quiera dividir el país pero una cosa es lo que quiera la gente y otra lo que está ocurriendo a nivel político. No quieren comprometerse en cuestiones altamente simbólicas”, dice.

El pasado mes de mayo, el actual gobierno estuvo a punto de dimitir a causa de una fuerte confrontación entre las dos comunidades sobre las zonas cercanas a Bruselas de Hal y Vilwoorden, pertenecientes a la región de la comunidad flamenca pero habitadas por una mayoría francófona. El sistema federal podría ser el culpable según el profesor Benoit Pilet, del Instituto de Estudios Europeos. “En el sistema federal belga existen sólo dos actores, en todas las negociaciones tienes siempre el mismo rival, siempre a la misma persona. Este sistema federal es peculiar en el sentido de que sólo está compuesto por dos entidades, las tensiones ocurren siempre con el mismo rival”. 25 años después de la creación de un Estado Federal, el espíritu de confrontación domina todas las esferas de la vida cotidiana de flamencos y francófonos.