Última hora

Última hora

Cuatro explosiones en Lóndres siembran el pánico

Leyendo ahora:

Cuatro explosiones en Lóndres siembran el pánico

Tamaño de texto Aa Aa

Londres ha revivido la tragedia del 7 de julio. Pasadas las 12 30 del mediodía hora local, los bomberos reciben una llamada de alerta por un aviso d humo en una estación de metro. Rápidamente, todos los efectivos se movilizan. 3 objetos habían explotado simultáneamente en varias estaciones. Al oeste, en Shepherd’s Bush, en el centro en Warren Street, y en el sur, en la estación Oval. Otro artefacto estalló en un autobús, el número 26, que pasaba por Hackney Road. Sus cristales saltaron por los aires, pero no se registraron heridos. En el metro, testigos vieron a un hombre arrojar una mochila en un vagón y salir corriendo. Las estaciones se evacuan y 3 líneas al menos se bloquean, comienzan los atascos y la impaciencia. Varias unidades policiales acordonan la zona y una de ellas persigue a un sospechoso en el interior de un hospital próximo a una parada de metro. A esa hora Tony Blair ya había cancelado su agenda y convocado al gabinete de crisis.

La inquietud y la alarma crecía minuto a minuto en los londinenses. Éstos conservan el recuerdo aún muy fresco de hace 2 semanas, cuando 56 personas murieron en los atentados también en el transporte público. 700 resultaron heridas. De la poca información que reciben los ciudadanos, destaca la consigna oficial de que mantengan la calma y eviten salir de sus casas. La policía sólo habla de un herido en los incidentes y adelanta que los explosivos son de menor calibre que los utilizados el 7 de julio. También anuncia que los transportes públicos pueden paralizarse por más tiempo. Más tarde Scotland Yard anuncia la detención de dos sospechosos. El número 10 de Downing Street, residencia del primer ministro, sigue acordonado y vigilado al máximo por las fuerzas de seguridad. Ya entrada la tarde la policía anuncia que no ha encontrado sustancias químicas en la estación de metro que ha inspeccionado y asegura que la situación está casi bajo control. Se confirma que no hay víctimas mortales y que un herido se encuentra en el hospital. La investigación sigue abierta, y por ahora no han trascendido ni la identidad de los arrestados ni los motivos que los impulsaron a paralizar de nuevo la ciudad de Londres.