Última hora

Última hora

Los habitantes de Londres digieren los ataques de ayer

Leyendo ahora:

Los habitantes de Londres digieren los ataques de ayer

Tamaño de texto Aa Aa

La policía británica continúa examinando las estaciones de metro en donde ayer explotaron tres artefactos, de poca potencia, causando la alarma en todo Londres. Scotland Yard también escucha hoy a decenas de testigos que le aporta datos para la investigación.

En cuanto a la circulación de la capital del Reino Unido, dos líneas de metro siguen cortadas, pero las demás líneas y los autobuses sí funcionan. Hoy algunos evitaron el transporte público y anduvieron a pie o en bicicleta sus trayectos, preocupados por verse inmersos en otro ataque. Perolos seis millones de londinenses no tienen más remedio que volver a sus rutinas. La prensa británica destaca hoy el milagro de que cientos de personas hayan esquivado la muerte. Scotland Yard, que analiza con más profundidad los hechos de ayer, sigue dos pistas: la que apunta a principiantes inspirados por la matanza de hace dos semanas y la que confirmaría la existencia de una red capaz de mobilizar a voluntarios terroristas. El día después del susto, los británicos contienen sus nervios y hacen gala de su famosa flema: “ Te preocupa, pero también tienes más posibilidades de morir atropellado que de morir por esto. Sí te da miedo, pero hay que seguir adelante”, señala Mr Hudson, vecino de Orpington, en Kent. “Tenemos que continuar con nuestras vidas, ir a trabajar, así que preparémonos con un café bien cargado”, dice Jane, de Luton. Los terroristas repitieron el esquema de las del siete de julio. Tres de las cargas explosivas eran del mismo tamaño y peso, y se sospecha que la misma composición. Casi simultáneas, todas en el abarrotado transporte público. Tres de ellas en estaciones de metro, y la cuarta en un autobús, alcanzando los cuatro puntos cardinales. Parece que los detonadores explotaron pero no activaron las bombas. El humo angustió a muchos pasajeros, que se creían atrapados en otro ataque mortal. Algunos testigos vieron a un hombre tirar una mochila a un vagón y luego salir corriendo. La policía, que ayer detuvo a dos sospechosos, los ha dejado en libertad sin cargos.