Última hora

Última hora

Diez años después de los atentados, Francia espera la extradición de R.Ramda

Leyendo ahora:

Diez años después de los atentados, Francia espera la extradición de R.Ramda

Tamaño de texto Aa Aa

Hace diez años el transporte público parisino fue escenario de uno de los episodios más sagrientos vividos en suelo francés. Una bomba explotó en un tren de cercanías en la estación de Saint Michel. Ocho personas murieron y 150 resultaron heridas. Este fue el primero de una serie de atentados perpetrados entre julio y octubre de ese año en París. Martine Boutros-Hescoat era miembro de los sindicatos de la red de transportes públicos de París. Ella fue una de las primeras personas en llegar al lugar de los hechos. Una década más tarde, Martine no consigue olvidar. “Vengo a Saint Michel con frecuencia, a recogerme, de incógnito, vengo porque ellos, son mis muertos”, dice. Tres atentados más tarde, todas las pistas apuntan al Grupo Islámico Armado argelino. Pero la investigación fue difícil, como explica el ex director de los servicios de inteligencia franceses. “No existía ninguna estructura fuerte, era una red horizontal desestructurada, personalmente, creo que se parece mucho a lo que es hoy es el movimiento islamista radical llamado Al Qaeda”. Tres hombres fueron detenidos, juzgados y condenados. Pero Rachid Ramda, supuesto cerebro de la financiación de los atentados, detenido en Londres en 1995 nunca pudo ser interrogado. Ramda trabajaba en esa época como representante del periódico Al Ansar en el que los terroristas se atribuyeron la autoría de los ataques, visitaba con frecuencia el Londonistan y tenía contactos con un próximo de Ben Laden. Diez años después, Francia espera todavía su extradición. Francois Rudetzki, presidenta de “SOS atentados” afirma que tras los ataques perpetrados en Londres, Gran Bretaña podrá saber cuál es la importancia para la víctimas de conocer la verdad. Detenido en una prisión británica desde hace una década, Ramda podría ser extraditado finalmente a suelo francés y ser juzgado. Los atentados de Londres podrían haber abierto una nueva vía en la cooperación anti terrorista.