Última hora

Última hora

Sudán: la paz en añicos

Leyendo ahora:

Sudán: la paz en añicos

Tamaño de texto Aa Aa

La muerte de Garang deja huérfanas las esperanzas de paz en Sudán. Los restos del helicóptero en el que viajaba el vicepresidente simbolizan los peores presagios en un país azotado por la guerra civil desde 1956. John Garang lideró el movimiento popular de liberación de Sudán que en 1983 se levantó en armas cuando el gobierno de Jartum impuso la ley islámica en todo el país, incluído el sur, donde la población es mayoritariamente animista o cristiana. En el conflicto murieron más de dos millones de personas. De guerrillero a diplomático, Garang fue uno de los principales artífices de los acuerdos de paz rubricados el pasado 9 de enero en Nairobi. Norte y Sur se reconciliaban ante los ojos de la comunidad internacional y enterraban sobre el papel una de las contiendas civiles más antiguas del planeta. Las partes acordaron que la ley islámica no sería aplicada en el sur durante un periodo de seis años, tras el que se celebraría un referéndum de independencia. Se acordó igualmente compartir los beneficios de los yacimientos petrolíferos y el poder político. Nombrado vicepresidente en julio, Garang sólo participó varias semanas en un gobierno que, en vista de los últimos acontecimientos, no verá como se consolida el histórico acuerdo de Kenia.