Última hora

Última hora

Solidarnosc 25 años después de Gdansk

Leyendo ahora:

Solidarnosc 25 años después de Gdansk

Tamaño de texto Aa Aa

25 años después del nacimiento de Solidarnosc, el astillero de Gdansk ha dado un salto en el tiempo con esta exposición que mediante todo tipo de objetos, narra los altibajos del primer sindicato independiente en el bloque comunista.

Lech Walesa, evoca los años 80, cuando el movimiento que presidía contaba con 10 millones de afiliados. “Corrimos muchos riesgos, pero también fue una gran oportunidad. Había mucha gente diferente entre nosotros. Algunos del servicio secreto. Si hubiera sido un movimiento local habría durado poco, pero recibimos ayuda exterior” Desde el tumultuoso agosto polaco, un aire de democracia comienza a soplar con fuerza. En las primeras elecciones parlamentarias parcialmente democráticas celebradas en el país, en junio del 89, Solidaridad arrasa. Dos meses después, Tadeusz Mazowiecki, uno de los principales asesores de Walesa, se convierte en jefe del Gobierno. Pero una vez desaparecido el enemigo común, es decir, el comunismo, Solidarnosc se fragmenta. Se forman numerosos partidos de escasa dimensión y radicalmente opuestos entre sí cuyas tendencias iban de la orientación liberal a las formaciones disidentes marcadamente nacionalistas. Las expectativas de cambio no se materializan. La crisis económica se agrava. Como resultado, las parlamentarias del 93, devuelven el poder a los post- comunistas. Dos años después, Aleksander Kwasniewski arrebata la presidencia del país a Lech Walesa. Solidarnosc empieza a perder influencia política. Sus dilemas se agudizan a partir del 97, cuando la derechista Acción para la Elección de Solidaridad triunfa en las elecciones congregando diversas facciones conservadoras bajo una única organización liderada por Solidaridad. El frágil equilibrio se rompe a golpe de disputas internas y de descontento popular. Tan solo meses después, se celebra la primera protesta de Solidaridad sindicato, contra Solidaridad gobierno. Tras su derrota electoral en 2001, Acción para la Elección de Solidaridad se disuelve. Actualmente, Solidarnosc carece de influencia política, pero sigue siendo un sindicato potente. La revolución protagonizada por Solidaridad ha dejado un legado complejo y en ocasiones contradictorio; en la Polonia capitalista el nombre del sindicato evoca para unos un bastión en ruinas, para otros la nostalgia de tiempos mejores. Para la historia, el puntapie inicial a la gran revolución que derribó los cimientos del comunismo.