Última hora

Última hora

El asesinato de Musa Arafat podría sembrar el caos en los territorios palestinos

Leyendo ahora:

El asesinato de Musa Arafat podría sembrar el caos en los territorios palestinos

Tamaño de texto Aa Aa

Las tensiones entre las diferentes facciones palestinas se recrudecen desde la muerte de Yaser Arafat y ahora, tras la retirada de las tropas israelíes de Gaza, corren el riesgo de degenerar. Algunos analistas se atreven a ir más lejos y anuncian una guerra civil. El verano pasado Al Fatah, atravesaba la peor crisis de su historia poco antes de la muerte de Yaser Arafat. Meses antes, 350 miembros presentaron su dimisión para protestar contra la corrupción, la falta de apertura en el seno del partido y la falta de estrategia de la resistencia a la ocupación.

La gota que colmó el vaso fue el nombramiento de Musa Arafat, primo de Yaser Arafat, como comandante de las Fuerzas de Seguridad. Musa Arafat era uno de los militares más odiados por la población por supuestos delitos de corrupción y abuso de poder. Las protestas contra la corrupción en el seno de la dirección palestina marcaron el final del gobierno de Arafat. Dichas protestas tenían su origen en las diferencias cada vez más grandes entre la clase política dirigente, formada por los llamados “Hombres de Túnez” que regresaron con Arafat en el 94 a Gaza, y los jóvenes palestinos que han sufrido la ocupación israelí. Y es justamente uno de esos “Hombres de Túnez”, Mohamed Dahlan, ex ministro de la Seguridad, quien se ha convertido en el jefe de filas de estos jóvenes. Dahlan fue uno de los primeros en denunciar la corrupción y exigir reformas.

Pero las tensiones entre los palestinos no se limitan a las diferencias que existen en el seno de Al Fatah. El descontento está presente en una población asfixiada por años de ocupación israelí. Una sociedad en la que se establecen grupos armados, como el que se ha atribuído la autoría del asesinato de Musa Arafat, imposibles de controlar. En este puzzle de tensiones el poder cada vez más grande de Hamás no pasa desapercibido. Cada vez más popular entre los palestinos, la organización calificada por Israel y Washington como terrorista obtuvo en las últimas elecciones municicipales resultados mejores de lo esperado. Hamas denuncia también la corrupción de Al Fatah y espera consolidar su influencia en los comicios legislativos del próximo año.