Última hora

Última hora

El automóvil fabricado en China irrumpe en la Feria de Fráncfort

Leyendo ahora:

El automóvil fabricado en China irrumpe en la Feria de Fráncfort

Tamaño de texto Aa Aa

Diferentes marcas de la República Popular exhiben sus primeros diseños destinados al mercado occidental. Compactos y a precios que desafían toda competencia. La firma Brilliance por ejemplo presenta por 18.000 euros un todoterreno que niega ser una copia del extinto Opel Frontera. La empresa Geely expone cinco modelos, tres berlinas, un break y un deportivo denominado CD, China Dragon, que será por cierto distribuido en la península ibérica a cargo de la firma portuguesa Sociedad Hispánica de Automóviles.

Este sedán recuerda a una gran marca alemana. Los coches chinos hacen pensar en la incursión coreana de hace 15 años. Despreciados en un principio por su diseño elemental y una dudosa reputación técnica, hoy conquistan el mercado europeo. Podría suceder lo mismo con los coches chinos. La fabricación de las marcas chinas crece exponencialmente desde hace cuatro años. En el primer semestre de 2005, las empresas nacionales habrán producido 2.800.000 coches. No conviene pues subestimar a este país que podría superar pronto a Alemania en cuanto a la cantidad de automóviles que salen de sus fábricas ya sean de firmas nacionales o de grupos extranjeros implantados en China como Volkswagen o General Motors. China se convertiría entonces en el tercer fabricante mundial. Actualmente conoce ya un exceso de capacidad y por eso los chinos se lanzan a exportar. Sin embargo, la conquista de Europa tardará algunos años. Ninguna marca posee realmente concesionarios y las ventas a través de importador son marginales y tienen lugar sobre todo en Holanda y Alemania.