Última hora

Última hora

Turquía marca un claro límite entre los conservadores y los socialdemócratas alemanes

Leyendo ahora:

Turquía marca un claro límite entre los conservadores y los socialdemócratas alemanes

Tamaño de texto Aa Aa

Para Gerhard Schroeder no hay duda: Ankara ha cumplido sus promeses y ahora la Unión debe sentarse a negociar su ingreso. Sin embargo, los cristiano-demócratas de la CDU creen que es mejor quedarse en una asociación privilegiada con Turquía, descartando su adhesión. Peter Gros del Centro de Estudios en Política Europea de Bruselas sostiene que “la decisión de al menos inciciar las negociaciones de adhesión está tomada y el partido conservador no la cuestiona. En los próximos años veremos cómo evoluciona Turquía. No creo que haya necesidad de tomar posición a corto plazo”

No obstante la CDU y su socio en Baviera la CSU enviaron una carta a finales de agosto a once jefes de estado y de gobierno de la Unión insistiendo en la opción del parten arriado privilegiado. Una propuesta inviable para Bahadir Kaleagasi, representante de la Asociación de empresas turcas en Bruselas, que asegura que “las negociaciones comenzarán el 3 de octubre y cada vez será más obvio que esta asociación privilegiada no es más que una cáscara vacía. Es una propuesta indecente”.

Washington vería con buenos ojos la entrada de Turquía en la Unión. En este punto la CDU, próxima tradicionalmente de los postulados estadounidenses, discrepa abiertamente. Ahora bien, el coordinador de los militantes de la CDU en Bruselas no ve en ello “ninguna contradicción. Los europeos deben hacer lo que consideran correcto según su propio interés y luego, más tarde, se lo explicaremos a los estadounidenses, especialmente si tenemos buenas relaciones con ellos”

En Alemania viven dos millones y medio de turcos, la mayor diáspora turca, en el mundo. Berlín es, asimismo, el primer socio comercial de Turquía.