Última hora

Última hora

Simon Wiesenthal: "Busco justicia, no venganza"

Leyendo ahora:

Simon Wiesenthal: "Busco justicia, no venganza"

Tamaño de texto Aa Aa

Superviviente de más de una decena de campos de exterminio, Simon Wiesenthal nació en 1908 en Buczacz, que entonces pertenecía al imperio Austro húngaro y que hoy forma parte de Ucrania.

Cursó estudios de arquitectura en Praga hasta 1941, cuando fue detenido durante la ocupación alemana de Checoslovaquia. Pasó por campos de exterminio comoBuchenwald y Mauthausen. Tras su liberación, proporcionó al Ejército estadounidense los nombres de los nazis que participaron en el genocidio y colaboró desde esta oficina de Linz en la búsqueda de los criminales. Pero con la guerra fría, los aliados pierden interés por la caza de nazis y en 1954, Wiesenthal cierra el Centro de Documentación Judío. En 1953, le informan de la presencia en Argentina de Adolf Eichmann, responsable de la aplicación de la “solución final”. Inmediatamente, Wiesenthal se lo comunica a las autoridades israelíes que se muestran escépticas hasta que en 1959, Alemania confirma el paradero del organizador del Holocausto. El Mossad pone manos a la obra y el ex jefe de la Gestapo es capturado y trasladado clandestinamente a Israel donde fue sentenciado a muerte tras un juicio televisado. Ese mismo año, Wiesenthal reabrió su Centro de Documentación en Viena. Con inteligencia y paciencia, se dedicó a reunir indicios hasta construir pruebas irrefutables que presentaba a diferentes gobiernos y a la prensa si éstos no actuaban. Fue él quien reveló que el ex presidente austríaco y ex secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, había colaborado con los nazis durante la guerra aunque no había cometido crímenes. Superviviente de los campos de la muerte, Wiesenthal se consideraba un privilegiado con un deber: el de la memoria. “Si olvidamos, si ignoramos el pasado, si falsificamos lo que sucedió, el pasado nos invadirá una y otra vez y no lograremos construir un futuro humano y justo” Recordar para construir el mañana; una regla a la que dedicó su vida.