Última hora

Última hora

Legislativas y presidenciales polacas: doble giro a la derecha

Leyendo ahora:

Legislativas y presidenciales polacas: doble giro a la derecha

Tamaño de texto Aa Aa

Faltan cuatro días para las legislativas polacas, pero el ambiente electoral ha inundado ya la ciudad de Wrzesnia. En esta localidad del este de Polonia, la tradición es celebrar unos “comicios blancos” que más que de prueba sirven para abrir las apuestas.

Este año se respira poco interés, debido en parte a que el maratón continuará con las presidenciales el próximo nueve de noviembre, y también a la falta de suspense. Todos los sondeos dan como ganadores a los liberales de Plataforma Cívica, representados en las legislativas por Jan Rokita y en las presidenciales por Donald Tusk. Ambos son antiguos miembros de Solidarnosc, pro europeos y resueltamente liberales. Prometen una revolución fiscal con la instauración de un tipo impositivo único. 1.46La propuesta no cuaja entre los conservadores de “Ley y Justicia”, segundos en intención de votos. Ambas formaciones, que prometen reactivar el proceso de investigación de los abusos cometidos durante la era comunista, han anunciado que formarán juntas una coalición de gobierno que les dará una mayoría sin precedentes para hacer cambios en la Constitución. El candidato de Ley y Justicia para las legislativas tiene el mismo rostro que el aspirante a la presidencia; se trata de dos hermanos gemelos: Jaroslaw y Lech Kaczynski. La populista Samoobrona del carismático Andrzej Lepper gana terreno y se sitúa como tercera fuerza política, siempre según los sondeos. La formación más antieuropeísta de Polonia podría ganar más apoyos en las urnas que los socialdemócratas. El mejor candidato a la presidencia de la centro liberal Alianza de la Izquierda Democrática Wlodzimierz Cimoszewicz, tuvo que retirarse víctima de una implacable campaña de difamación en su contra. Otra derrota más para la izquierda polaca, que dividida tras las acusaciones de mala gestión de los últimos cuatro años, puede verse reducida a una fuerza simbólica tras las elecciones.