Última hora

Última hora

Angie, la reformista que vino del Este

Leyendo ahora:

Angie, la reformista que vino del Este

Tamaño de texto Aa Aa

“Pequeña Ossie”, “Madre coraje”, “La chica de Helmut Khol”; ninguno de los sobrenombres de Angela Merkel está a la altura de un personaje que en 15 años ha acumulado un doble record: el de ser la primera mujer canciller de la historia de Alemania y, la primera líder occidental procedente del antiguo bloque comunista.

Angela Merkel nace en Hamburgo en 1954, pero su padre, pastor protestante, se muda al Este tres años después. En 1989, con la caída del Muro, Merkel se suma a las filas cristianodemócratas. Un año después se convierte en Consejera y Portavoz de Lothar de Maziere, jefe conservador del primer y último gobierno democrático de una RDA moribunda. En ese momento comienza a forjar su destino nacional. En plena euforia de la reunificación, es fichada por Helmut Kohl, en busca de sangre nueva y a ser posible del Este. Su primer cargo de responsabilidad es el ministerio de la Familia y la Juventud en 1991. En aquella época la prensa comienza a referirse a ella como “la hija de Kohl” o “el juguete del canciller”. Pero detrás de su aspecto tímido y su carácter reservado se esconde una ambición sin límites y buenas dosis de oportunismo político. Del ministerio de Medioambiente, que ocupó en 1994, ha dicho que “le enseñó las reglas del juego”. Lo demuestra en 1998, cuando su partido se ve salpicado por el escándalo de las cajas negras. Merkel es la mano ejecutora que mata al padre y se presenta como la inmaculada solución para la CDU. Merkel supo esperar el momento para imponerse a la vieja guardia del partido. Lo consigue en 2000, pero los tenores de la CDU la consideren demasiado anónima para enfrentarse a una lucha por la cancillería. Es Edmund Stoiber quien lleva al partido a la debacle. Y sin quererlo, le despeja el camino a la cima del poder. El fenómeno “Angie” alimenta los fantasmas de una prensa que no acaba de creerse su fulgurante ascensión. Sin embargo poco se sabe de su vida privada. Casada en segundas nupcias con un científico, la canciller sólo aparece una vez al año del brazo de su esposo.