Última hora

Última hora

Estatut catalán: Nación, financiación y blindaje principales escollos

Leyendo ahora:

Estatut catalán: Nación, financiación y blindaje principales escollos

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 30 de septiembre, el jefe del Gobierno catalán, Pasqual Maragall y el líder de la oposición catalana, Artur Mas mostraban su satisfacción por la aprobación del nuevo Estatuto de autonomía con el respaldo del 90 por ciento del Parlamento regional. Por tercera vez en su historia reciente, Cataluña se dota de poderes políticos para autogobernarse. Su primer estatuto de autonomía data de 1932.

Interrumpida durante el franquismo, los catalanes recuperan la autonomía en 1979, dos años después de la restauración de la democracia. El Estatut del 79 ha encauzado la vida política catalana durante 25 años, 23 de gobiernos nacionalistas encabezados por Jordi Pujol. Desde la Constitución de 1978, la organización territorial del estado español se compone de 17 regiones autónomas, dotadas de sus Parlamentos y Gobiernos. Ceuta y Melilla tienen la categoría de ciudades autónomas. Cataluña, que es una de las regiones autónomas más ricas junto con el País Vasco y Madrid, quiere ahora ampliar sus competencias políticas. Con ese fin, el artículo 1 del nuevo Estatut define Cataluña como nación, término que remplaza al de nacionalidad del actual Estatuto. En política lingüística, el nuevo Estatut define el catalán como la lengua de uso normal y preferente de todas las administraciones públicas y la lengua oficial de Cataluña, como también lo es el español. Los funcionarios deben dominar ambos idiomas. La enseñanza en catalán es un derecho de los alumnos en el ámbito no universitario. Otra novedad importante es la creación del Consejo Judicial de Cataluña, que es el órgano de gobierno del poder judicial y actúa como órgano descentralizado del Consejo General del Poder Judicial del Estado. Muy controvertida es la creación de una Agencia Tributaria catalana que recaudará la totalidad de los impuestos para a continuación, ceder al Estado una parte proporcional nunca superior al 50 por ciento. La Generalitat podrá crear nuevos impuestos y de modificar los existentes.