Última hora

Última hora

Francia: la rebelión de los barrios

Leyendo ahora:

Francia: la rebelión de los barrios

Tamaño de texto Aa Aa

¿Ya estaís hartos de esta chusma? os vamos a librar de ellos. Nicolas Sarkozy no se muerde la lengua. El tono del ministro del Interior francés ilustra a la perfección su línea política contra la violencia.

La palabra chusma, pronunciada dos días antes de los disturbios de Clichy-sous-bois resuena todavía como un eco en las barriadas de la periferia de París. Pero la chispa que prendió el polvorín fue la muerte accidental de dos adolescentes electrocutados al esconderse en un transformador eléctrico, sin que la investigación oficial haya aclarado aún si eran perseguidos o no por agentes. Los primeros objetivos de la revuelta urbana fueron los símbolos del Estado; bomberos, correos y ayuntamiento. En París la política de mano dura de Sarkozy y sus salidas de tono dialécticas han sido criticada desde el gobierno por el ministro delegado de Promoción de la Igualdad de Oportunidades, sin embargo muchos señalan que el titular de Interior es el blanco de dardos que deberían llegar también a los responsables de Cohesión Social, Alojamiento y Educación. La revuelta pone el dedo en la llaga de la situación explosiva que se vive en las barriadas marginales, donde el índice de descontento se mide por el número de coches quemados. El hecho de que quemen coches de gente que no tiene nada que ver dice esta residente en una zona conflictiva- nos hace daño. Nos gustaría que dejaran de hacerlo y muestren sus reivindicaciones de otra forma. -Pero ¿entiende por qué lo hacen? -Claro. Falta de trabajo, falta de alojamiento…no tiene nada mejor que hacer. Para el Alcalde de Clichy sous Bois hace falta una política global y menos hipocresía. “Será necesario que la sociedad francesa, sea menos hipócrita y se vuelque para solucionar las cosas en estas zonas de gran dificultad social económica y cultural, de forma que desaparezca el polvorín” Pese a las propuestas del ministro del Interior de reforzar la seguridad en las zonas conflictivas, muchas voces se alzan para pedir una política de prevención más que de represión o de tolerancia cero. A corto plazo, lo único que esperan los habitantes de Clichy-sous-Bois es que se esclarezcan las circunstancias de la muerte de los dos adolescentes.