Última hora

Última hora

Desatada la furia contenida en la periferia de París

Leyendo ahora:

Desatada la furia contenida en la periferia de París

Tamaño de texto Aa Aa

Por séptima noche consecutiva, las calles de varias barriadas de la capital francesa se transformaron en un campo de batalla.

Un centenar de vehículos, un gimnasio, un concesionario de coches y un colegio fueron pasto de las llamas en Aulnay-sous-Bois. Al menos quince personas fueron detenidas. Desde sus casas, los habitantes de las llamadas “cités” vivieron con impotencia otra noche de disturbios. La policía francesa sostiene que grupos móviles de jóvenes están extendiendo el conflicto callejero a una decena de departamentos, en donde el descontento y la exclusión reinante son un buen abono para la violencia. La furia inicial desatada tras la muerte de dos jóvenes de uno de estos barrios se ha desviado contra el ministro del interior francés, Nicolás Sarkozy, quien llamó “chusma” a los autores de estos altercados. Ayer el efecto de sus palabras sumió a Sarkozy en un inusual silencio. Fue el primer ministro, Dominique De Villepin, quien tomó la palabra. “El gobierno garantizará el orden público. Lo hará con la firmeza necesaria. Es la difícil misión de Nicolás Zarkozy”, anunciaba De Villepin ayer ante la Asamblea Francesa. Un objetivo complicado cuando el encargado de devolver el orden es uno de los principales destinatarios de la ira de muchos jóvenes de la periferia parisina.