Última hora

Última hora

¿Quién está detrás de la violencia incendiaria en la periferia de París?

Leyendo ahora:

¿Quién está detrás de la violencia incendiaria en la periferia de París?

Tamaño de texto Aa Aa

¿Quién está detrás de la guerrilla urbana que inflama la periferia de París y cómo se puede impedir que se siga extendendiendo la violencia?. Esos son los dos grandes interrogantes que resuenan en Francia, cuando se cumplen ocho días de disturbios, y tras una nueva noche de caos y destrucción. Unos cuatrocientos coches han sido pasto de las llamas en las últimas horas, así como tres almacenes y 27 autobuses que estaban en un depósito del transporte público. Ayuntamientos, escuelas, comisarías…, los edificios públicos han sido el objetivo preferido de las bandas incendiarias.La policía y el gobierno francés afirman que los jóvenes de las llamadas “cités” no actúan por libre, sino de forma organizada, y que el contagio de la violencia, que se extiende desde el este hacia otras localidades del norte de París, no es fruto sólo de la frustración en los barrios desfavorecidos. “No acepto que las bandas organizadas dicten la ley en ciertos barrios. No acepto que las redes criminales y el tráfico de drogas se beneficien de esta situación”, afirmaba el primer ministro francés en el Senado, ante la mirada cómplice del ministro del Interior, Nicolas Sarkozy. Porque, ante la crisis, el gobierno ha cerrado filas, olvidando, al menos por el momento, las rivalidades internas.

Villepin y Sarkozy se reunieron este jueves con los alcaldes de las localidades afectadas. Estos les han dicho que no quieren “un enésimo” plan de urgencia para los barrios difíciles, sino un trabajo duradero y en profundidad. Entretanto, el imán de la Gran Mezquita de Aulnay-Sous-Bois, una de las localidades afectadas, ha hecho una llamada a la calma. “No es así como vamos a avanzar”, dijo. La intervención de las autoridades religiosas musulmanas, en el último día del Ramadán, se produce mientras algunas voces afirman que los islamistas radicales no son ajenos a los disturbios.