Última hora

Última hora

Francia: El precio de la cólera

Leyendo ahora:

Francia: El precio de la cólera

Tamaño de texto Aa Aa

La violencia en muchas barriadas marginales francesas sigue alimentando todos los debates. Se habla de cómo restablecer la calma y de las posibles causas del conflicto, pero también del coste financiero de los disturbios que hasta ahora han dejado atrás miles de coches calcinados y numerosos edificios públicos dañados o completamente destruidos.

Según un primer cálculo de las compañías de seguros, la factura de la revuelta en el conjunto del país podría elevarse a 200 millones de euros, sólo veinte de los cuales corresponden a los coches quemados. Las aseguradoras no serán las únicas que paguen los platos rotos. El Estado también tendrá que contribuir. Incluso las personas que no estaban aseguradas podrán acogerse a la ley de 1983, que protege a los ciudadanos en caso de desórdenes públicos. Para hacer frente a parte de ese gasto, París cuenta con fondos de un programa europeo que se aplica ya en nueve ciudades francesas. Danuta Hubner, comisaria europea de Política Regional: “En Francia estamos presentes con una serie de iniciativas pensadas para los centros urbanos. Cuatro de ellas funcionan en la región de París, y otras cinco en algunas de las ciudades en las que se han registrado incidentes. Hemos decidido, excepcionalmente, olvidarnos de la burocracia y aplicar procedimientos que permitan una redistribución rápida de esos fondos” El programa llamado Urban II asignó a Francia 103 millones de euros para sus barrios difíciles. Cincuenta de ellos, que no habían sido invertidos, podrían ir a parar a las zonas más afectadas por los disturbios. Será por tanto un dinero que servirá para reparar, y no para renovar ni construir; un arma de doble filo, puesto que la mejora del tejido económico y social de las “cités” y barriadas difíciles pasa por ser una de las principales causas de la revuelta.