Última hora

Última hora

Kosovo: la complicada gestación de un estatuto

Leyendo ahora:

Kosovo: la complicada gestación de un estatuto

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 24 de octubre el Consejo de Seguridad de la ONU decide abrir las negociaciones sobre el estatuto final de Kosovo, o matiz diplomático introducido un mes después, el estatuto futuro de la provincia serbia. Pese a haber constatado sobre el terreno deficiencias democráticas y económicas y la persistencia de crímenes interétnicos, el noruego Kai Eide, enviado especial de la ONU, da su visto bueno.

“Creo sinceramente que ha llegado el momento de que arranque el proceso de negociaciones para el futuro de esta región. Desde el año pasado gracias al compromiso de la comunidad internacional se abrió en Kosovo una nueva fase política que no se debe detener ahora” Kosovo está bajo protectorado de la ONU desde 1999. Las tropas de la OTAN ocuparon la provincia serbia tras el final de la guerra que duró de marzo a junio del 99. Su misión principal era pacificar el territorio azotado por la violencia interétnica. Mitrovica simboliza esa división. Por un lado los albaneses, que pese a constituir el 90 por ciento de la población fueron privados de su autonomía durante el régimen de Milosevic. Por otro los serbios, minoritarios en un territorio que consideran la cuna de la nación serbia. Seis años después, la ONU está lejos de haber conseguido la reconciliación de las dos comunidades, pero se ha rendido a la evidencia de que la actual incertidumbre no puede prolongarse si se quiere estabilizar los Balcanes occidentales. Para Naciones Unidas es un salto a lo desconocido aunque con cuatro principios de base para negociar. -No se podrá volver a la situación anterior al 99-Kosovo no podrá unirse a ningún Estado vecino. -No podrá ser dividido-Las minorías serán protegidas. Los albanokosovares han transmitido al enviado especial de la ONU su principal exigencia: la plena independencia y la soberanía de Kosovo. Una perspectiva inaceptable para los serbios de la provincia, que por el momento sólo han pedido que se incremente la seguridad en la provincia. Para Marti Ahtisaari, la cuenta atrás ha comenzado; tiene doce meses para salir del actual impasse.