Última hora

Última hora

Vergüenza tóxica en China

Leyendo ahora:

Vergüenza tóxica en China

Tamaño de texto Aa Aa

Las autoridades chinas han pasado del disimulo a la implicación activa en el caso del vertido de benceno al río Songhua. El primer ministro Web Jiabao ha visitado Harbin, la ciudad más afectada por el momento y ha prometido agua potable para los ciudadanos, que llevan mas de cuatro días sin suministro por la contaminación del agua. A la exasperación de los ciudadanos por este hecho, se une la indignación por la actitud de las autoridades, que tardaron diez días en reconocer la catástrofe ecológica.

El escape en la planta petroquímica se produjo en Jilin, pero el Gobierno chinosólo lo dió a conocer cuando el contaminante llegó a Harbin a más de 380 kilómetros y cuando ya parece inevitable que llegue a Rusia. Ante la magnitud del desastre las autoridades se han desplazado a la zona y han prometido que castigarán a los responsables, pero ya es demasiado tarde. Por un lado se han revelado los resultados de una política informativa opaca, que ha indignado a medios de comunicación locales y ciudadanos. Pero además el escape ha puesto en tela de juicio la capacidad de China para mantener un nivel aceptable de seguridad en su inmensa producción industrial.