Última hora

Última hora

Cumbre de crisis para Europa

Leyendo ahora:

Cumbre de crisis para Europa

Tamaño de texto Aa Aa

A cara de perro: la expresión popular define a la perfección cómo se presentan las negociaciones en la Cumbre Europea que hoy comienza en Bruselas, cerrando la presidencia británica.

Pese a las peticiones del presidente de la Comisión, el Cheque británico se ha convertido en en una auténtica prueba de fuerza entre Francia y Gran Bretaña. El responsable de exteriores francés lo ilustraba así desde el senado: El nudo gordiano está en la concreción de los Presupuestos Comunitarios para 2007-2013. La última propuesta británica no seduce: cada uno por sus propios motivos, el resto de socios comunitarios ven la propuesta insuficiente. Jack Straw defendía desde el parlamento británico la aportación de su país al presupuesto comunitario: “nuestra contribucion neta total sería de 58 mil millones de euros”, ha dicho el Ministro de Exteriores. “Un aumento de 8.000millones sobre el límite de los 50.000 millones. Creemos que es una contribución justa. Si no hiciéramos una contribución de esta magnitud, no reflejaría nuestra posición como una de las naciones más prósperas de la Unión”. Por su parte, el Presidente de la Comisión José Manuel Durao Barroso ha pedido que la cumbre no se convierta en una batalla entre el Cheque Británico y la Política Agraria Común. Barroso lanzaba una ácida pregunta a los representantes británicos desde la Eurocámara: “¿No le preocupa a la presidencia británcia que una abrumadora mayoría de esta casa y los grupos políticos más relevantes rechacen su propuesta de forma unánime?” A pesar de las peticiones por parte de Durao Barroso la cuestión del cheque británico y la PAC se ha convertido en una auténtica prueba de fuerza entre, principalmente, Francia y Gran Bretaña, que ilustran las palabras del responsable de Exteriores francés ante el Senado: “Vista la ausencia de un cambio por parte de Londres, no pueden esperar que Francia cambie de postura”,ha dicho Philippe Douste-Blazy. Aportaciones a la ampliación comunitaria, recortes en los fondos de cohesión… La Cumbre Europea que comienza hoy tendrá que sortear muchos escollos para no naufragar, como ocurrió con la de Luxemburgo el pasado junio.