Última hora

Última hora

El corte del suministro de gas a Ucrania por parte de Rusia salpica al resto de Europa, que empieza a sufrir las consecuencias

Leyendo ahora:

El corte del suministro de gas a Ucrania por parte de Rusia salpica al resto de Europa, que empieza a sufrir las consecuencias

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis abierta entre ambos países por la negativa de Kiev a pagar la subida de precios que reclamaba Moscú se dejó notar este domingo en algunos de los países del continente que reciben sus suministros rusos a través de los gasoductos que pasan por territorio ucraniano.

El miércoles en Bruselas, los ministros de Energía de la Unión Europea se reúnen con un grupo de expertos para analizar la situación creada. Polonia, Austria, Eslovaquia y Hungría ya han reportado un descenso en el flujo habitual, y Rusia se ha apresurado a culpar por ello a Kiev. “Tenemos información de que Ucrania ha comenzado a interceptar los suministros de gas ruso destinados a los consumidores europeos. No sabemos en qué medida, pero sabemos que está ocurriendo”, denunció el portavoz de la empresa proveedora Gazprom. El gobierno ucraniano desmintió rotundamente esta acusación y subrayó que respetará los acuerdos firmados. En una reunión con su gabinete, el presidente Viktor Yuschenko no consiguió un consenso sobre las tarifas internas del gas en el país. Los expertos creen que congelar los precios en este momento afectaría seriamente a la economía del país. Yuschenko también subrayó que su gobierno no se opone al aumento de lo que se debe pagar a Rusia, una cuarta parte más que hasta ahora, pero quiere que la subida se haga gradualmente. Y mientras, los consumidores ucranianos afrontan ya los problemas de la escasez. “Las familias estamos sufriendo por la falta de acuerdo de los políticos. Todas las familias con niños sufrimos porque el gas es una necesidad. Nunca creímos que fuera a ser tan duro”, se lamenta Katerina, una madre de familia residente en Kiev. La crisis se ha desatado coincidiendo con el inicio de la presidencia anual del G-8 por parte de Rusia. Y hasta desde ese grupo, Estados Unidos ha alertado que la decisión de Moscú no hace sino crear inseguridad en el sector mundial de la energía.