Última hora

Última hora

Gazprom, entre el mercado y la instrumentalización política

Leyendo ahora:

Gazprom, entre el mercado y la instrumentalización política

Tamaño de texto Aa Aa

En el centro de la ‘guerra del gas’ entre Ucrania y Rusia está Gazprom: el gigante ruso del Gas, la empresa más grande del país, el primer distribuidor mundial… y un poderoso instrumento de la nueva política exterior rusa: las exportaciones energéticas han reemplazado a la potencia militar en los útlimos años.

El 25 por ciento de los ingresos fiscales de la federación provienen de Gazprom, que representa un 8 por ciento del PIB ruso. El grupo, considerado en la era soviética como un Estado dentro del Estado, pasó a ser controlado más de cerca por el Kremlin en 2000, cuando Dimitri Medvedev ahora también vicemprimer ministro sustituyó a Víctor Chernomirdin como Presidente. Poco después, en 2001, Alexei Miller se convirtió en Director jefe ejecutivo… Ambos son originarios de San Petersburgo y pertenecen al círculo de Vladímir Putin, que también proviene de la antigua capital de los zares. Alexei Miller es accionista de Gazprom, como lo son muchos miembros de la élite dirigente en Rusia. La gasista cataliza los intereses políticos y económicos de las élites, no siempre compatibles. La tentación de instrumentalizar Gazprom al servicio de la política exterior choca con el interés de convertirla en una compañía competitiva en el complicado mercado energético. Actualmente Gazprom tiene un valor en bolsa de 133.000 millones de euros, la mitad que el número uno mundial, General Electric. En 2006 tiene previstos beneficios de 55.000 millones de euros. Con la progresiva liberalización de la compañía, resulta cada vez más complicado mantener su doble papel de empresa al servicio del estado y el de transparente compañía de libre mercado, donde tiene un futuro prometedor: Gazprom produce un 94% del gas ruso y un 23% de la producción mundial, con unas reservas estimadas en 26 billones de metros cúbicos. La compañía controla actualmente más petróleo y el equivalente en gas que Irak, lo que la convierte en una de las más deseadas del baile internacional de la energía.