Última hora

Última hora

El estado de salud de Sharón abre las incógnitas sobre su sucesión

Leyendo ahora:

El estado de salud de Sharón abre las incógnitas sobre su sucesión

Tamaño de texto Aa Aa

Es inevitable. La comunidad médica da por hecho prácticamente que, aunque el primer ministro israelí sobreviva al complicado trance, no volverá a su puesto y proliferan las especulaciones sobre quién y cómo le sucederá.

Ehud Olmert, ahora jefe del gobierno en funciones, ha sido la mano derecha de Sharón en los últimos años, promovió personalmente la retirada de los colonos de Gaza, acompañó sin dudarlo al primer ministro en la aventura de Kadima y, aunque los analistas le ven como el líder mejor situado, se la achaca falta de carisma. La ministra de justicia Tzipi Livni es el otro nombre que suena con insistencia. Comentaba que este momento se sienten ansiosos, “como el resto del pueblo israelí, pegados a las noticias, a veces optimistas pero intentando no serlo demasiado”, decía durante una entrevista. Quizás la incógnita no es tanto el quién como el qué. En opinión de la joven y agresiva ministra, que se ha convertido en una figura clave del entorno del primer ministro israelí, pase lo que pase, la formación Kadima mantendrá el legado de Ariel Sharón porque “ofrece las claves para solucionar el conflicto con Palestina”, eran sus palabras. Uno de los principales motivos que llevó a Ariel Sharón a fundar Kadima en noviembre era continuar con su visión del proceso de paz, que estaba siendo minada desde dentro de su antiguo partido, el conservador Likud. Y una de las principales incógnitas que deja el fín de la era Sharón es qué ocurrira con el proceso de paz. Como explica el analista israelí Dan Shaifta, “no hay dudas sobre la estabilidad del sistema político de Israel. Y tampoco se duda de que la mayoría de los israelíes prefieren el centro político y eso probablemente se mantendrá” en alusión a la opción centro derecha representada por Kadima. En efecto, todas las encuestas realizadas tras la enfermedad de Sharón dan la victoria a Kadima en las elecciones generales del 28 de marzo, ya sea con Simón Peres, Ehud Olmert o Tzipi Livni al frente.