Última hora

Última hora

La oposición bielorrusa pide ayuda a Europa para acabar con la "última dictadura del continente"

Leyendo ahora:

La oposición bielorrusa pide ayuda a Europa para acabar con la "última dictadura del continente"

Tamaño de texto Aa Aa

Bielorrusia celebra el próximo mes de marzo elecciones presidenciales. La oposición ha decidido unir sus fuerzas para derrocar en las urnas a Alexandr Lukashenko, en el poder desde hace doce años.

Alexandr Milinkiévich, de 58 años, es el primer líder opositor que aglutina a todas las formaciones democráticas desde la independencia de la URSS, en 1991. En las últimas semanas Milinkiévich ha viajado a Polonia y Francia para recabar apoyo europeo, fundamental, asegura, para democratizar Bielorrusia. Tras reunirse en París con el ministro de Exteriores francés, habló con EuroNews de de la situación en su país, al que se refiere como “la última dictadura de Europa”. EuroNews: ¿Cuál es el objetivo de su visita a Francia? Milinkievich: “Nuestro objetivo principal es que Francia sepa lo que está sucediendo en Bielorrusia. En mi país hay un gran déficit democrático, y Francia es un miembro muy influyente en la Unión Europea. París ya nos brinda ayuda moral, pero esperamos que también acuda al socorro de los medios independientes, porque los que controla el Estado se han convertido en instrumentos de propaganda. Por eso es fundamental apoyar a las ediciones independientes. Hay que conseguir que en Bielorrusia deje de haber represión, que se respeten los derechos humanos y se celebren elecciones democráticas.” EuroNews: ¿Qué gestos concretos puede hacer Europa para ayudar a la democratización de Bielorrusia? Milinkievich: Por ejemplo, durante las elecciones, Europa enviará observadores para supervisar el respeto del proceso electoral, porque lo que suceda en nuestro país le interesa, no hay que olvidar que somos vecinos de la UE. A veces se dice que la situación en Bielorrusia es estable, y que no hay motivo para preocuparse. Pero los regímenes dictatoriales no son siempre estables y tranquilos, y pueden esconder todo tipo de sorpresas. Por eso es tan importante que Bielorrusia emprenda el camino de la democracia”. EuroNews: Su principal rival, el presidente Lukashenko, amenaza a la población con una situación de caos si no es reelegido ¿Cómo cambiará la vida de sus compatriotas si usted accede al poder? Milinkievich: “Lo primero que haremos es tranquilizar a la población, porque los bielorrusos viven en una atmósfera de miedo y de humillación continua, y esa es la raíz de todos los problemas. Haremos que los cabeza de familia no tengan que vivir con el temor de que sus sueldos no son suficientes para alimentar a los suyos, conseguiremos que las madres no se angustien pensando en el futuro de sus hijos, que los hombres de negocios puedan ocuparse con serenidad de sus empresas, que los estudiantes no vivan temiendo el momento en el que son obligados a trabajar en la zona de Chernobyl, etc. El miedo está muy arraigado en mi país, pero lograremos erradicarlo.” EuroNews: Desde Europa, la vida en Bielorrusia parece estable y tranquila. No hay guerra ni conflictos étnicos, los trabajadores tienen un sueldo y después las jubilaciones…¿Por qué cambiar las cosas? Milinkievich: “No sólo de pan vive el hombre. En Bielorrusia no hay hambruna, pero ganar un salario digno es difícil. La gente va a las tiendas, y cuando ve los precios se desmoraliza. Esa humillación cotidiana que sufre la población y de la que le hablaba antes es algo terrible que hay que eliminar. Porque nadie podrá disfrutar de una vida plena si no hay libertad, y conquistar esa libertad es nuestro principal reto. Si hablamos de estabilidad, el lugar más estable es un cementerio, pero nadie aspira a formar parte de sus inquilinos. El poder quiere estabilidad, nosotros aspiramos al desarrollo. Sabemos exactamente a qué puertas llamar y lo que hay que hacer para que el pueblo bielorruso viva con libertad y prosperidad. Nuestro objetivo es mantener relaciones sólidas, abiertas y honestas con Rusia y con occidente. Bielorrusia es un puente entre el Este y el Oeste. Es una ventaja geográfica de la que pensamos sacar partido.” EuroNews: Imaginemos que ya se han celebrado las elecciones y Lukashenko renueva mandato… Milinkievich: “El poder no puede ganar unas elecciones justas, porque el proceso electoral no consiste únicamente en el recuento de los votos, sino también en la preparación de los comicios. La Oposición no puede expresarse a través de ningún medio, porque solo quedan medios controlados por el Estado. Los estudios de televisión nos cierran sus puertas, por eso agradezco tanto a EuroNews esta oportunidad. Si acudiésemos a los comicios en igualdad de condiciones, el régimen no ganaría jamás. Por eso tiene tanto miedo y recurre a la intimidación…pero en realidad, los que mandan son los que están más asustados” EuroNews: Se han vertido infinidad de acusaciones en su contra. Se dice que es un espía al servicio de occidente, se insinua que es judío, o católico, según las versiones, y que intenta romper los cimientos religiosos en Bielorrusia. ¿Cómo reacciona a esas acusaciones? Milinkievich: “Con indiferencia, porque son solo mentiras. Cuando el poder se siente amenazado inventa nuevas estrategias. Decir que soy un espía pagado por occidente es simplemente ridículo. Soy un bielorruso patriota, amo a mi país y por eso me presento a las elecciones. Pertenezco a una familia ortodoxa, y soy ortodoxo. No soy judío, soy bielorruso. ¿Sabe? mis compatriotas aprendieron hace mucho a distinguir las verdades de las mentiras” EuroNews: Gracias.