Última hora

Última hora

Nuevas acusaciones de torturas en Guantánamo

Leyendo ahora:

Nuevas acusaciones de torturas en Guantánamo

Tamaño de texto Aa Aa

Cuatro años después de la llegada de los primeros islamistas a la base estadounidense en Cuba, Amnistía internacional ha presentado nuevos testimonios de torturas en la controvertida cárcel y ha pedido a Washington el cierre del centro. Desde su creación, para retener a los sospechosos de terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre, la información sobre lo que sucede detrás de las alambradas llega con cuentagotas. La Cruz Roja es la única organización que asegura tener acceso sin restricciones a las instalaciones carcelarias cada cuatro semanas.

En el informe presentado hoy, Amnistía Internacional recoge el testimonio de tres antiguos reclusos. Malos tratos y vejaciones son el denominador común de sus declaraciones, que confirman además secuestros ilegales por parte de la CIA de islamistas “sospechosos” en países como Egipto, Afganistán y Pakistán. Moazzam Begag, fue excarcelado y entregado a la justicia británica. “Estar en una especie de limbo es la peor de las torturas. Es peor que ser golpeado, pero que ser despojado de la ropa, peor que ser amenazado con la deportación a Egipto, donde te dicen que serás torturado con electrodos en los testículos…es peor que todo eso” Bajo presión de la comunidad internacional, que pone en tela de juiciola legalidad de las detenciones, Estados Unidos ha liberado a varios presos que serán juzgados por un tribunal militar. Para el coronel Morris David, Washington no tiene nada que reprocharse del trato dispensado a los presos. “Si están en la cárcel es porque han intentado destruir nuestros derechos fundamentales. Nosotros les estamos otorgando derechos que ellos no respetan y que nunca nos reconocerían, así que no deja de ser una situación paradójica todo lo que tenemos que hacer para para proteger sus derechos” Según el Pentágono, actualmente hay 500 “combatientes extranjeros” en Guantánamo; una clasificación que despoja a los detenidos de los derechos que la Convención de Ginebra exige para los prisioneros de guerra.