Última hora

Última hora

La vida política israelí recobra vida a pasos agigantados tras una semana a la sombra del estado de salud de Ariel Sharón.

Leyendo ahora:

La vida política israelí recobra vida a pasos agigantados tras una semana a la sombra del estado de salud de Ariel Sharón.

Tamaño de texto Aa Aa

Y es que las legislativas de marzo no dejan mucho espacio de maniobra tras la revolución que sufrió la escena política en noviembre con la creación de Kadima por Sharón.

El Likud, cuya jefatura heredó Benjamín Netanyahu, está también en plena revolución, o más bien en plena guerra de poder porque de los 40 escaños actuales en la Knesset, el partido conservador podría perder hasta 27, según las encuestas. La elaboración de la lista electoral centra una batalla de intereses en la que los titulares de Exteriores, Educación, Agricultura y Sanidad han desafiado abiertamente a Netanyahu. Finalmente han aceptado dimitir del Gobierno encabezado por el heredero de Sharón, Ehud Olmert, también de Kadima, un partido al que los sondeos dan una victoria aplastante, incluso sin la presencia de Sharón el próximo 28 de marzo. Una vez hayan dimitido, Olmert podrá nombrar a sus sustitutos, entre ellos para la cartera de Exteriores probablemente a Shimon Peres, quien se unió a Kadima al perder la jefatura laborista, pero está siendo cortejado por su ex partido para que regrese.