Última hora

Última hora

La cólera de los estibadores europeos a las puertas del PE en Estrasburgo

Leyendo ahora:

La cólera de los estibadores europeos a las puertas del PE en Estrasburgo

Tamaño de texto Aa Aa

La cólera de los estibadores europeos contra la nueva directiva que prevé la liberalización del sector ha llegado hasta las puertas del Parlamento comunitario de Estrasburgo.

Prácticamente todos los puertos europeos, excepto los del norte, han sufrido este lunes un parón. En la primera jornada de huelga han sido entre tres mil y cinco mil trabajadores los que han participado en la protesta celebrada frente a la Cámara comunitaria donde el polémico proyecto de ley deberá ser votado el próximo miércoles. Manifestantes y policía protagonizaron enfrentamientos que acabaron con 12 agentes heridos y 13 arrestos. La huelga tendrá una duración de dos días, este martes podrían viajar hasta Estrasburgo cientos de estibadores más.

“La principal razón de nuestra protesta es que la democracia no existe, es la segunda vez que lo intentan. Esto muestra que el Parlamento Europeo no escucha a la gente y no es verdaderamente democrático. Si lo fuese, no estaría ocurriendo esto. La directiva daña a todos los estibadores de Europa”, explicaba un manifestante.

La directiva, cuya primera versión fue rechazada en 2003, prevé la apertura a la competencia de los servicios de manipulación, amarre y acceso a las buques en los grandes puertos además de la autoasistencia, con condiciones, es decir, que las navieras utilicen sus propias tripulaciones en las labores de carga y descarga.

“Los manifestantes han llamado nuestra atención sobre el peligro que supone esta directiva para los trabajadores de los puertos europeos -explicó en el interior del Parlamento el eurodiputado socialista Henri Weber. Han llamado también nuestra atención sobre la calidad de los servicios y la seguridad. Han pedido a los eurodiputados que no aprobemos este proyecto, inútil y dañino, como ya lo hicimos hace dos años”, dijo.

El comisario de Transportes, Jacques Barrot, ha asegurado estar preparado para un rechazo de la Cámara comunitaria a la directiva pero ha afirmado que habrá una tercera propuesta para modernizar los puertos o quizás otra solución que no sea forzosamente una directiva europea.