Última hora

Última hora

"Una mujer como las demás" al frente de la presidencia chilena

Leyendo ahora:

"Una mujer como las demás" al frente de la presidencia chilena

Tamaño de texto Aa Aa

Mujer, socialista, divorciada y agnóstica; ninguno de esos pecados, como ella misma los define ironizando, ha impedido que Michelle Bachelet conquiste la presidencia chilena.

Bachelet repite en cada entrevista que sólo es una mujer como las demás con una trayectoria personal y profesional fuera de lo común. Nacida en 1951 en Santiago, su infancia estuvo marcada por los frecuentes cambios de destino de su padre, piloto del Ejército de origen francés. En 1970 comenzó la carrera de medicina y se afilió a las juventudes socialistas. Su vida dio un giro radical el 11 de septiembre de 1973, cuando la Junta militar encabezada por Pinochet derrocó a Allende. Su padre, fue detenido y murió seis meses después en la cárcel. Michelle prosiguió sus estudios al tiempo que ayudaba a los militantes perseguidos por la Junta. En enero del 75 fue detenida junto a su madre y conducida a Villa Grimaldi, uno de los centros de tortura más conocidos del país. Tras su liberación, llegó el exilio. Primero Australia, posteriormente Alemania del Este, donde Michelle concluyó sus estudios, se casó y fue madre por primera vez. Cuatro años después, volvió a su país y comenzó a ejercer de pediatra. La vuelta de la democracia en la década de los 90 marcó sus primeros pasos en política. En 2002 se convirtió en símbolo de la reconciliación nacional, cuando asumió la cartera de Defensa. Su paso por el ministerio selló la normalización de las relaciones entre civiles y militares, dos mundos antagónicos en el Chile de después de Pinochet. Su llegada a la presidencia no marca un giro a la izquierda del país, sino la continuidad; Bachelet hereda las riendas de un país ejemplo de bonanza comercial y financiera, conseguida en parte gracias a los numerosos acuerdos de libre comercio firmados por Ricardo Lagos y al neoliberalismo que Bachelet ha prometido pulir.