Última hora

Última hora

La presidencia austriaca quiere acabar con el desencanto de los europeos

Leyendo ahora:

La presidencia austriaca quiere acabar con el desencanto de los europeos

Tamaño de texto Aa Aa

El canciller austriaco Wolfgang Schussel ha admitido, en la presentación de las prioridades de la presidencia ante el hemiciclo europeo en Estrasburgo, que 2005 fue un año difícil tras el doble “no” a la Constitución y la batalla sobre el presupuesto. Una de las claves para superar la crisis actual es obtener un mayor apoyo de los ciudadanos.

Schussel quiere que al concluir la presidencia austriaca en junio, haya crecido “la confianza de los ciudadanos en la Unión, la confianza entre los países miembros y entre las instituciones”

El crecimiento y el empleo también figuran en la agenda de Viena. Según Schussel “las pequeñas y medianas empresas son la única máquina para crear
puestos de trabajo a nivel europeo. Hay que incentivarlas. Las PYMES son un gigante que duerme y que hay que despertar”

Otro de los objetivos de esta presidencia es la presentación, en junio,de nuevas propuestas para sacar de la sala de reanimación el proyecto constitucional.

Schussel se despidió del Pleno reafirmando su voluntad aunque en alusión a Mozart admitió que no “tiene una flauta mágica” para resolver la crisis que la Unión atraviesa en estos momentos.