Última hora

Última hora

La canciller alemana, decidida a ser la cabeza de Europa

Leyendo ahora:

La canciller alemana, decidida a ser la cabeza de Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Con su estilo silencioso, casi tímido, Angela Merkel ha tomado con firmeza las riendas del proyecto europeo en los pocos meses que lleva en el cargo.

El escepticismo de Francia frente a la Constitución Europea y el resto de divergencias que están surgiendo entre ambos países, como el tema nuclear o la disputa sobre el IVA, han debilitado notablemente el eje franco alemán. Además, la propia determinación de Angela Merkel sitúa cada vez más a la canciller en el papel de locomotora europea e interlocutora entre ambos lados del Atlántico. El politólogo Karel Lanoo, del Centro de Estudios para la Política Europea de Bruselas, cree que al final de la era Schroeder, el eje franco-alemán se mantuvo artificialmente: “Ya estaba bastante caduco. Yo creo que Merkel va mas allá de de eso. El hecho de que viniese a visitar a Barroso nada más haberse reunido con Chirac es un paso importante en esa dirección. Creo que ella tendrá una visión más amplia que el eje franco-alemán, que para la mayoría de la gente ya es anacrónico y con la Europa de los 25 necesita ser adaptado”. Además, el estilo directo y sincero de la canciller desconcierta a la diplomacia clásica. La reprimenda a Vladímir Putin por su actuación en Chechenia o a George Bush por la cárcel de Guantánamo a pesar de la buena sintonía entre ambos, muestran la intención de Angela Merkel de ser mucho más que un dócil compañero de viaje de Francia.